¿Sospechas que tienes cifosis, lordosis o escoliosis?

La columna vertebral sufre continuas agresiones en la vida diaria, el fortalecimiento de los músculos que la rodean es la mejor protección

escoliosis, lordosis, cifosis y otros problemas de espalda
Westend61

    Durante el confinamiento, el yoga, que antes practicaba un par o tres veces a la semana, pasó a ser mi práctica habitual. Es un hábito que conservé después. Todas las mañanas a las 7 en punto me pongo con mi pareja delante de la tablet para que Erin de la app DownDog nos guíe durante una sesión de 40 minutos. En general se me da bien, pero hay posturas que me cuestan muchísimo, y no son las más acrobáticas, sino todas esas en las que hay que inclinar la espalda hacia atrás, las de flexión hacia atrás o extensión de espalda.

    En asanas como la cobra (bhujangasana), el arco (dhanurasana), el camello (ustrasana) o el pez (matsyasana) noto que el aire me falta, mientras que mi compañero las hace sin pestañear, de hecho a él le resultan sencillas. Eso me hizo sospechar… No tengo joroba ni nada similar, pero sí que podría sufrir alguna lesión de columna, porque además, a veces, cuando llevo horas sentada delante de una pantalla, me duele la espalda. Así que acudí al médico a ver si tenía alguna tendencia cifótica, o directamente, una cifosis.

    Me habían recomendado al Dr. José Antonio Laucirica, que además de traumatólogo es especialista en medicina deportiva. Cuando me ve, me manda hacerme un escoliograma, una radiografía de todas las vértebras torácicas y lumbares, para detectar y diagnosticar posibles lesiones o deformaciones de la columna.

    columna vertebral
    Chris MaddenGetty Images

    ¿Qué es la escoliosis, la cifosis y la lordosis?

    La estudia y… no tengo nada grave… solo una leve cifosis y algo de escoliosis. La cifosis es una lesión en la que la columna está torcida hacia delante, algo muy normal si te pasas 8 horas delante del ordenador, o si eres alto o tímido. La escoliosis es cuando la columna está en forma "S" o de "C". En mi caso, una cadera está un pelín más alta que la otra. Por suerte no tengo lordosis, esa curvatura fisiológica de la columna en la región cervical o lumbar. Merece la pena acudir a un médico, sobre todo si trabajas con un ordenador, o si corres, ya que si lo descubres a tiempo puedes ponerle remedio a problemas más serios con ejercicios o visitas al fisioterapeuta.

    En mi caso el remedio es lo que ya estoy haciendo, mucho ejercicio físico. La razón por la que no me duelen las lumbares tras una larga tirada es porque tengo los músculos abdominales muy fuertes, forman una especie de faja que estabiliza la columna. Se ve que he tenido la columna torcida desde siempre, y nunca he tenido, toco madera, una lesión seria.

    El Dr. Laucirica también me aconseja que siga con mi recién adquirida práctica diaria de yoga, es perfecta y más aún si la combino con la carrera o el entrenamiento de fuerza. Le pregunto si he de dejar los ejercicios esos de flexión hacia atrás que tanto me cuestan, y me aconseja que, si no es dolor lo que siento, –no lo es, solo que me resultan muy duros y me dejan sin resuello–, que continúe, que lo que harán será abrirme más el pecho, flexibilizar la columna, corregir un poco esa inclinación de la parte superior de la espalda consiguiendo una mejor postura.

    Las siete mejores posturas de yoga para escoliosis y cifosis

    Así que aquí te dejo las siete posturas que a mí mejor me van, aunque me hagan sudar tinta. Y si no te va el yoga, no te preocupes, aquí tienes los mejores ejercicios de core para el runner, que además de mejorar tu desempeño, protegen tu columna.



    Publicidad - Sigue leyendo debajo