Runner's World participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Runner's World recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Los errores de correr en verano, riesgos y prevención

Estos consejos te ayudarán a sacarle el máximo partido a tus carreras de verano y sin sorpresas de ningún tipo por el camino


    Correr en verano es una gozada, sobre todo si estás de vacaciones, pero también hay que ser consciente de los cambios que sufre nuestro cuerpo con el calor: las pulsaciones suben más de lo habitual, la respiración se hace más entrecortada, aparece antes la fatiga y los tiempos de recuperación son más largos. Además, el calor impide que puedas salir a cualquier hora, sudas más y con ello se producen rozaduras, corres incluso el peligro de deshidratarte si no bebes suficiente.

    Aunque parezca mentira, los corredores novatos suelen ser mucho más cautos que los que llevamos años en esto, la experiencia nos hace confiarnos y a menudo cometemos errores que nos pueden dar algún susto. Ni qué decir tiene que las mejores horas para entrenar son la primera del día o cuando cae la noche, que es cuando las temperaturas son más bajas, y es que el calor conlleva una serie de peligros que puedes evitar siguiendo las recomendaciones que damos para cada uno de esos demonios veraniegos.

    Deshidratación

    Correr aumenta mucho la temperatura corporal, y en los días calurosos –y más si hay un alto porcentaje de humedad– se corre el peligro de perder más líquidos y sales minerales de los que podemos reponer.

    Solución: aprende a tener una hidratación óptima. Bebe antes, durante y después del entrenamiento. No olvides salir a correr con una botella de agua, o con un vaso de plástico o con una mochila de hidratación, que es una forma más higienica y no beber directamente de las fuentes públicas.

    Amazon
    Chaleco de Hidratación Ligero 5.5L
    TRIWONDER amazon.es
    29,99 €

    Ampollas y rozaduras

    La fricción de la piel sobre la ropa y las zapatillas produce irritaciones muy incómodas, como pueden ser las ampollas o el sangrado de pezones. Con el sudor esa fricción es mucho mayor, por eso en verano hay que tener más cuidado.

    Solución: Lleva siempre el calzado adecuado, ropa técnica que se ajuste bien y transpire y calcetines sin costuras. Si te echas vaselina en las zonas en las que suelen aparecer rozaduras, verás que es más difícil que surjan, o incluso puedes aprender a vendarte los pies para evitar ampollas.

    Recalentamiento del cuerpo

    No salgas a correr con cualquier cosa. Ahora no. Si decides entrenar con una camiseta o con unos calcetines que llevan en el cajón de la casa del pueblo vete a saber desde cuándo, lo que estás haciendo es elevar un par de grados tu temperatura corporal, lo que, además de hacerte sentir incómodo, empeora tu rendimiento y hace que te canses antes. Sigue

    Solución: Añade a tu equipación runner prendas como ropa técnica diseñada para correr que te garantice la mejor evacuación del sudor, que no es más que un mecanismo de nuestro cuerpo que sirve para refrescarnos cuando la temperatura es demasiado elevada.

    Insolación

    Aunque estés en la montaña y el aire sea fresco, no te confíes. De hecho, sé especialmente cauto si estás en la montaña, donde el sol es más fuerte aunque se note menos en la piel.

    Solución: Cúbrete la cabeza, y si puedes, mójatela de tanto en tanto. Lo mejor: usar gorras o viseras que protegen la nuca. Sí, no son de lo más glamuroso, pero la seguridad es lo primero. Si no sabes elegir la más adecuada, aquí te dejamos 20 modelos que son perfectos para correr en esta época del año.

    Quemaduras solares

    Un error clásico, ya que todos sabemos que hay que ponerse protector solar, pero los corredores lo olvidamos muy a menudo: tenemos la piel ya tan curtida por los entrenamientos al aire libre durante todo el año que nos creemos que ya estamos protegidos y no nos quemamos. Pues no es así.

    Solución: Elige un protector solar con un factor de protección alto. Hay cremas solares especiales para deportistas, de los que yo, para el rostro siempre recomiendo el mismo, Isdin Solar Fusion Water, porque cuando el producto se mezcla con el sudor y se te mete en los ojos, no escuece. Extiende el protector solar no solo por la cara, sino por todas las partes del cuerpo que queden expuestas e insiste en las zonas donde la piel es más sensible: la nuca, los hombros y el escote. Si llevas el pelo corto, no te olvides de la parte superior de las orejas.

    Lesiones oculares

    Aunque la gorra también protege a tus ojos de los rayos solares, por desgracia no es suficiente. Al correr al aire libre nuestros ojos quedan expuestos, además de a los rayos del sol y al viento, a partículas del aire o piedrecillas que puedan saltar a nuestro paso, o a alguna rama que no hemos sabido esquivar a tiempo. Para mí que llevo lentes de contacto, las gafas son más importantes, incluso, que las zapatillas.

    Solución: la solución por suerte es sencilla, llevar gafas. Hay montones, aquí te damos 10 de las mejores gafas para corredores, hechas con materiales transpirables, con cristales más grandes y agarres de goma para que se mantengan bien sujetas. Yo suelo llevar unas LATEC porque son ligeras, cómodas y están muy bien de precio, perfectas porque soy un poco desastre y me las dejo en cualquier parte.

    Otras lesiones por correr en verano

    A veces nos lesionamos más en vacaciones por dos razones, al tener más tiempo tendemos al sobreentrenamiento o porque, al no notar los músculos fríos, nos saltamos el calentamiento y empezamos a correr casi casi esprintando. Eso es invitar directamente a las lesiones a que se ceben en nuestro cuerpo.

    Solución: sigue un plan de entrenamiento riguroso, pero no te excedas; las vacaciones también son para descansar, no para someter al cuerpo a un mayor estrés. Recuerda que no solo de correr vive el runner, no olvides los entrenamientos de fuerza.

    Calienta siempre, haz un calentamiento dinámico: comienza poco a poco a moverte para ir despertando los músculos y movilizando las articulaciones. Acaba siempre estirando todos los grupos musculares. Después, una ducha rápida y a disfrutar de tu bebida isotónica, o incluso de una caña (mejor siempre sin alcohol), que para eso es verano y, a lo mejor, hasta estás de vacaciones.



    Publicidad - Sigue leyendo debajo